AVES DOMÉSTICAS »Tipos, reproducción y alimentación

Sin duda alguna, las mascotas más comunes son los caninos y los mininos, pero el hombre también se las ha arreglado para amaestrar otras clases de animales adaptándolas a su día a día. Entre estas se encuentran las aves domésticas, criaturas vertebradas con alas y en consecuencia, poseen la habilidad de volar, además se dividen en dos tipos: de compañía, que engalanan los hogares con sus coloridos plumajes y armonizan el ambiente con su cantar; y las de granja, que satisfacen distintas tareas en beneficio de los seres humanos, es decir, la producción de carne y huevos destinados al consumo.

Tipos de aves domésticas y sus características

A parte de abarcar el grupo más grande de vertebrados con estructura aerodinámica, las aves tienen otras características generales que las definen, empezando con la sustitución de pelos por plumas (a diferencia de los mamíferos), picos por dientes y carecen de las dos patas anteriores comunes en las demás clases del reino animal, y en su lugar cuentan con un par de alas.

Del mismo modo, cada uno de estos ejemplares indiferentemente de su especie, es de sangre caliente, permitiéndoles así regular bastante bien su temperatura corporal.

Ahora bien, las aves que forman parte de los animales domésticos también ostentan costumbres y rasgos morfológicos particulares de su propia especie.

De hecho, algunas de ellas se clasifican de acuerdo a su estado de vulnerabilidad frente a los problemas como el tráfico ilegal de criaturas exóticas.

Es por ello que dependiendo del país, se adoptan medidas para evitar que se continue adelante con dichas adversidades. De allí que se definan dos tipos de aves domésticas muy específicas:

Aves mascotas

El primer punto que debes considerar es que las aves mascotas o de compañía, son mayormente las de menor tamaño, pues se adaptan más a la crianza en espacios reducidos.

Igualmente, éstas provienen de una vida en cautiverio desde siempre, porque su comportamiento se puede afectar negativamente cuando son introducidas a un hogar, directamente de la naturaleza.

En caso contrario al tópico anterior, se puede comprometer la salud emocional del animal y arriesgarse a ser agredido por el mismo.

Las aves de compañía más comunes son las coloridas y cantoras, como los pericos, canarios o cotorras. Estos pequeños vertebrados alados consumen semillas y frutas.

Aves de granja o de corral

Entre estos animales domésticos se agrupan a las aves que se crían en corrales y granjas para explotar sus recursos naturales.

En este sentido, dichas especies ameritan un mayor cuidado y atención para que se pueda aprovechar tanto la carne, como los huevos.

De las más frecuentes se encuentran las gallinas, gallos, patos, pavos u otros adicionales. La atención hacia ellos es más rigurosa que en los anteriores.

Hábitat y reproducción

Las aves pueden vivir en una amplia variedad de hábitats estando en libertad, como los bosques, sabanas o las selvas, pero por la intervención del hombre, las más pequeñas que son las más fáciles de domesticar, como los pájaros, son las que regularmente vemos en los hogares de muchas personas.

Por otra parte, su reproducción es ovípara, lo que significa que luego de aparearse las hembras ponen huevos que deben cuidar hasta la eclosión.

La fertilización es interna y en el caso de las aves domésticas de corral, se utilizan incubadoras especiales para asegurarse de que nazcan varios ejemplares.

Cuidados y alimentación

Los cuidados básicos y la alimentación de las aves domésticas requieren de mucha responsabilidad, pues es necesario retirar, por ejemplo, las frutas y verduras constantemente.

Estos insumos son muy necesarios para aportarles una dieta balanceada, pero se degradan muy rápido y es por ello que se deben cambiar por otros que estén frescos y bien lavados.

Del mismo modo, las aves de compañía pueden comer semillas, como alpiste, avena, pipas entre otros; germinados (brotes de semillas); o piensos según la especie.

Al tratarse de aves de corral, los piensos especiales pueden combinarse con raciones de granos de maíz dependiendo de la cantidad de animales domésticos.

Protección contra los depredadores comunes

Si bien, tener una jaula y vigilar a diario que no se quede abierta por error tras alimentar a nuestra mascota es una buena estrategia de seguridad, también debemos considerar que no es buena idea tener depredadores comunes de aves en casa, y entre éstos se encuentran los gatos, por lo cual es recomendable mantener la jaula en un espacio al que dichos cazadores de la urbe no puedan acceder fácilmente.

Conoce algunas aves domésticas

Pese a que la lista de aves domésticas es muy larga, hay algunas de ellas cuyos cuidados son sencillos y no representan mayores inconvenientes:

  • Pato doméstico: un ave de corral familia de los anatidae. Requiere de un espacio amplio con agua abundante para su comodidad.
  • Canario: este ejemplar pertenece al grupo de las aves de compañía, es muy pequeño y generalmente es el macho el que canta.
  • Loro: un ave de elevado nivel intelectual y capaz de aprender varias palabras. Dependiendo de la crianza se les puede dar mayor libertad.
  • Gallina de Guinea: son llamadas también “pintadas”, forman parte de las aves de granja y generalmente las crían para consumir su carne.
  • Agapornis: son animales de compañía con cuidados sencillos, alegres y les gusta estar acompañados, por lo que se recomienda tener la pareja.