PATO » Un ave de corral pariente de las anátidas

Advertisement

Aunque el pato es un animal con varias especies silvestres, realmente ha ganado su popularidad debido a que también es una de las aves domésticas que mejor se ha adaptado a vivir junto al hombre. Forma parte del grupo familiar de las anátidas y generalmente se cría en corrales con el fin de aprovechar tanto su carne como sus huevos, los cuales son destinados a la reproducción y el consumo.

Advertisement

Del mismo modo, constituye el orden de las anseriformes, es decir, especímenes aladas y emplumadas, con pico ancho y patas palmeadas.

Adaptaciones físicas y características distintivas del pato doméstico

Advertisement

El pato es básicamente un ave acuática y en consecuencia, su cuerpo tiene adaptaciones físicas para nadar, como las membranas que unen sus dedos.

No obstante, las especies adiestradas para vivir en corrales, o en otras palabras, como animal doméstico, pierden la destreza instintiva de sus parientes salvajes, además de sufrir cambios morfológicos que los distinguen de éstos.

Entre dichos cambios destacan alas mucho más cortas y patas más robustas, lo que los hace torpes a la hora de volar o caminar.

Otras diferencias latentes entre el pato silvestre y el de granja, son los colores, pues este último suele ser de un tono blanco y cremoso.

Y es que al ser un ave que habita de forma doméstica y vivir en cautiverio, recibe menos luz solar, por ende su plumaje se ve afectado tornándose amarillento.

Igualmente, el ejemplar que vive con los humanos suele ser de cuello corto y tanto sus extremidades posteriores como el pico, lucen un anaranjado intenso.

Otros rasgos del palmípedo blanco

El conocido palmípedo blanco puede llegar a pesar alrededor de 5 kilogramos como máximo, e incluso tan solo 3 kilos con 600 gramos al crecer.

De joven es completamente amarillo y es difícil diferenciar ambos géneros, pero al llegar a la adultez, el macho desarrolla una cola erguida y la de la hembra generalmente se inclina hacia abajo.

Al igual que cualquier otro miembro de las anátidas, cuenta con un pico plano y más ancho que el de las aves comunes, y está hecho de láminas córneas que además le ayudan a respirar.

El pato tiene una esperanza de vida que ronda los 12 años y en muchas ocasiones, lo utilizan en competencias de animales domésticos para exhibición.

Hábitat natural del pato y cuidados en cautiverio

El pato es un animal que actualmente se encuentra distribuído en la mayor parte del mundo. De hecho se presume que es oriundo de China, desde donde se expandió gracias a la intervención del hombre, primero hacia Europa y luego a otras latitudes.

Su hábitat natural son los ecosistemas con acceso a grandes fuentes acuáticas, como ríos, lagunas o lagos, donde consiguen refugio y comida.

Con respecto al pato doméstico, es muy dócil y se adapta muy bien a cualquier área que tenga agua disponible, como algún charco o estanque.

En este sentido, su cuidado solo amerita de dos puntos claves a considerar: un ambiente húmedo y agua suficiente para bañarse e hidratarse.

También se sienten a gusto en zonas de cultivos con sistemas de riego y acostumbran a anidar en algún espacio oscuro y escondido.

Alimentación adecuada del pato en casa

Aunque no lo parezca, el pato doméstico es un animal de alimentación omnívora, por ello se le puede suministrar una dieta muy variada.

Para cuidar su salud, la nutrición de esta ave acuática debe tener una base de granos previamente triturados, como el maíz, avena, arroz o trigo.

Asimismo pueden consumir semillas de girasol y algodón, al igual que maní o incluso piensos especialmente preparados para su especie.

A esta lista de alimentos se pueden agregar legumbres, frutas y verduras, sin mencionar que al estar en contacto directo con la tierra, también ingiere lombrices e insectos, mientras, en su hábitat natural, incluso es capaz de cazar peces pequeños.

Reproducción y cría de los patos en cautiverio

Los patos atraviesan por un proceso de reproducción ovíparo después de realizar la fecundación de forma interna, es decir, con contacto sexual.

Una vez que las hembras quedan embarazadas, comienzan a buscar un lugar retirado y oscuro en el que no las puedan molestar, cubriéndolo con plumas, pasto y pequeñas ramas a fin de desovar, por eso en ciertos casos es recomendable facilitarles algún espacio que cumpla con dichas características, pero comúnmente ellas localizan el área adecuada por su cuenta.

Normalmente la pata coloca entre 4 huevos y una docena, que incuba por aproximadamente 28 días, pero también se pueden utilizar incubadoras especiales para hacerlo.

Los patitos neonatos tienen un plumaje amarillo en su totalidad, y acompañan a su madre hasta crecer y obtener las plumas de un adulto.

Protección ante los depredadores

Cuando viven en su medio ambiente, los patos son propensos a ataques de depredadores como los halcones, serpientes, peces grandes y mapaches.

Ahora bien, en cautiverio es más común que los sigan animales como los zorros, motivo por el cual es importante encerrarlos durante la noche y, entre otras cosas, tratar de colocar rejas enterradas al menos a 15 centímetros de profundidad, para que ningún carnívoro intente cavar y entrar.