GALLINAS » Las especies más productivas de la granja

Advertisement

De todos los animales domésticos que viven en las granjas, es decir, aquellos que el hombre ha logrado adiestrar y explotar para realizar diversas labores o sencillamente, esos que son destinados al consumo, las gallinas son quizá las especies más productivas que existen.

Advertisement

Y es que estas aves pertenecientes al grupo familiar de los faisánidos (Phasianidae) e integrantes del orden de los galliformes, constituyen unas buenas fuentes de proteínas, por lo que generalmente las crían a fin de comercializar su carne y también sus huevos.

Características de las gallinas: las populares aves de corral

Advertisement

Tanto las gallinas como los gallos, conforman una subespecie de aves de corral denominadas científicamente con el nombre de Gallus gallus domesticus.

Debido a su crianza como animales domésticos de granja, estas criaturas de pico, alas y plumas han limitado su capacidad para volar.

A diferencia de los ejemplares machos, las gallinas apenas se acercan a los 40 centímetros de altura y su peso ronda aproximadamente los 2 kilogramos.

Constituyen una especie con dimorfismo sexual bastante marcado, por ello las gallinas se pueden distinguir fácilmente, considerando que son más pequeñas que sus compañeros, tienen una cresta menos voluminosa y carecen de los característicos espolones con los que cuentan los gallos.

Con respecto a su color, dependiendo de la especie puede variar desde tonos rojizos, marrones, anaranjados, blancos, negros o combinaciones entre ellos.

Animales de conducta gregaria

Las gallinas son criaturas de conducta gregaria, es decir, que viven junto a varios miembros de su especie, sin embargo, las personas las adoptan en ocasiones como animales domésticos de compañía.

Incluso al vivir en estado silvestre desarrollan un sistema jerárquico por el cual se rigen, con un macho protector y por otra parte, se entretienen con baños de arena, acicalándose, tomando sol y comiendo.

Estas populares aves pueden llegar a vivir más de 10 años en libertad, no obstante, los especímenes en cautiverio no suelen alcanzar dicha edad.

Todo ello se debe a que las gallinas ponen huevos durante sus tres primeros años, en consecuencia, al superar esa edad las sacrifican para consumirlar.

Hábitat y cuidados de las gallinas

Las gallinas conforman el grupo de aves más grande del mundo entero, con una población alrededor de 16.000 millones de individuos.

En estado silvestre ocupan zonas boscosas y el mayor número de ellas se distribuye en el continente asiático y el americano.

Por otra parte, aquellas que son criadas como animales domésticos de granja, prácticamente se pueden adaptar a vivir en cualquier país, con excepción de las áreas donde las temperaturas son extremadamente frías.

Gallineros y corrales

Los gallineros o corrales de las gallinas en cautiverio, deben tener un espacio que ronde unos 10 metros cuadrados, tomando en cuenta que incluso en las granjas necesitan cierto grado de libertad para estar cómodas.

Un aspecto importante a resaltar es la seguridad, por ende es imprescindible dejar solo una puerta destinada a la entrada y la salida, así como desmalezar las zonas aledañas para poder prevenir el acecho de los depredadores.

Igualmente, estas aves ameritan un buen refugio para protegerse y un espacio con piso de tierra, considerando que suelen pasar el día picoteando por allí.

La variada alimentación de las gallinas

La alimentación de las gallinas en estado natural y en ambientes domésticos es omnívora, lo que significa que comen materia vegetal y de origen animal.

En este sentido, podemos nutrir a nuestras aves galliformes con productos tales como los granos, ya sean de maíz, arroz, trigo o soja.

Del mismo modo podemos facilitarles frutas o verduras que complementen su alimentación, pero también existen piensos especiales para “gallinas ponedoras” y de “engorde”.

Por otra parte, al estar en corrales con piso de tierra, ellas mismas cazan gusanos, lombrices, insectos y otras clases de animales invertebrados.

Reproducción de las útiles gallinas de la granja

Como cualquier otra ave, las gallinas dependen de una reproducción ovípara que inicia con la llegada de la primavera y se extiende hasta el verano.

Asimismo, alcanzan su etapa de madurez sexual una vez que cumplen aproximadamente 6 meses de edad, y su proceso implica una fecundación interna.

Generalmente colocan un solo huevo por día, llegando a poner una media de un centenar o incluso 300 unidades en los 12 meses del año.

Su período de incubación se demora alrededor de los proximos 21 días después del desove, pero en muchas granjas se les suelen retirar los huevos para hacerlos eclosionar con la ayuda de máquinas especiales denominadas “incubadoras”.

El hombre y otros depredadores de las gallinas

A pesar de que el hombre es de lejos el mayor depredador que tienen las gallinas en cautiverio, también hay otros como la comadreja, los coyotes, zorros, zarigüeyas, serpientes o incluso los perros y gatos domésticos, los cuales ocasionalmente intentan cazarlos dentro del corral.

Por otra parte, al estar en estado silvestre suelen ser víctimas de algún gato montés, halcón, búho o hasta de osos y mofetas.