ANIMALES MAMÍFEROS DOMÉSTICOS » Tipos, reproducción, cuidados y alimentación

Advertisement

Los animales mamíferos domésticos ocupan gran parte de aquellos que el hombre ha logrado acostumbrar a su espacio y forma de vida, sin embargo, dentro de esta clasificación existen distintos tipos de ejemplares, cuyas características, cuidados y alimentación definen el grupo al cual pertenecen, por ello detallaremos toda la información necesaria para que puedas identificarlos.

Advertisement

Tipos de mamíferos domésticos

Al igual que la vasta categoría que engloba a los animales domésticos en general, los mamíferos que se encierran en este conjunto, se dividen en criaturas dóciles de granja y otras con vínculos afectivos más estrechos entre ellos y los seres humanos, o en otras palabras, de compañía.

Advertisement

No obstante, antes de explicar cada uno de esos puntos debemos comprender qué son los mamíferos y cuáles de ellos pueden ser domesticados.

Estos animales pertenecientes a la clase “mammalia”, se caracterizan por dar a luz a crías ya vivas (vivíparos), que dependen de la leche materna segregada por las glándulas mamarias de las hembras que los paren.

Son especies de sangre caliente, respiran a través de pulmones y al crecer suelen estar cubiertas de pelo, además de pasar al grupo de los herbívoros, carnívoros u omnívoros.

Ahora bien, los tipos de mamíferos domésticos se clasifican según el provecho o la intención del hombre con respecto a ellos:

Mamíferos domésticos de granja

Aunque normalmente no tienen un vínculo emocional tan marcado con los humanos como las mascotas, varios animales mamíferos son domesticados específicamente para aprovechar su fuerza en labores pesadas, o simplemente beneficiarse con los recursos procedentes de su producción.

Por ejemplo, los burros y caballos, ambos mamíferos placentarios con patas fuertes y resistentes, pueden ser amaestrados para tareas de carga y transporte.

Pero en otras especies de clase mammalia se pueden conseguir varios derivados de la producción, ya sea carne, lana, leche o cuero.

Esta segunda clasificación está constituida por el ganado, un conjunto de animales que el hombre ha conseguido domesticar y criar con facilidad.

Mamíferos domésticos de compañía: las mascotas

En esta categoría entran una infinidad de mascotas con medidas de distintas dimensiones y de diferentes especies mamíferas, las cuales, de la misma manera que perros y gatos son adecuadas para integrarlos como nuevos miembros del grupo familiar.

Y es que no todos los mamíferos son de talla grande o mediana, algunos incluso son más fáciles de mantener ya que ocupan menos espacio.

Entre ellas se ubican muchos animales incluyendo hasta roedores y mustélidos, como hámsters o ratas blancas en el primer caso y hurones en el segundo.

Reproducción

Todos los animales mamíferos se reproducen a través de actos sexuales, con penetración interna y contacto entre espermatozoides y óvulos permitiendo así la fecundación.

Los tiempos de gestación varían según la especie, pero la reproducción en animales domésticos en su mayoría amerita la asistencia o cuidado del humano.

En cuanto a los animales domésticos de la granja, la presencia del hombre es imprescindible durante la reproducción para garantizar el alimento a futuro, por lo que en ocasiones se recurre también al mejoramiento genético del animal.

Se trata de medidas zoosanitarias para contrarrestar los factores que inciden en la reproducción de mamíferos domesticados, como el clima, o simplemente acelerar la etapa de pubertad y celo en la hembra de una determinada especie, ejemplo, los porcinos.

Por otra parte, cuando son mascotas cercanas al hogar (perros, gatos, hámsters, etc), se ha de vigilar al animal proporcionándole los debidos cuidados y alimentación.

Cuidados y alimentación

Admitir un animal mamífero doméstico como uno más del entorno familiar en el hogar, es una decisión que implica ciertos cuidados y alimentación.

Entre estos están las pequeñas criaturas de clase mammalia, que no necesitan un enorme espacio, pero sí un ambiente adaptado a sus necesidades.

Dicho de otro modo, un hurón necesitará de una jaula para que se sienta seguro y quitar de su alcance pequeños objetos que se pueda tragar, ya que son animales muy curiosos.

Los gatos deberán tener una caja de arena para sus desechos, y un hámster ha de contar con una jaula, agua y comida en ella.

Con relación a la alimentación, siempre se debe respetar el orden al que pertenezca el mamífero, es decir, si es herbívoro, carnívoro u omnívoro.

A los primeros se les darán hierbas, frutas o vegetales; mientras los segundos y terceros tienen que consumir alimentos especialmente preparados para ellos, o más insumos correspondientes a su grupo (carne, insectos, huevos u otros, según sea el caso), así como comidas adicionales que comúnmente ingieren los humanos, pero combinadas con las anteriores para ofrecerles una dieta balanceada.

Breve lista de mamíferos domésticos

Ahora que conoces las características y responsabilidades a considerar cuando tienes un animal mamífero doméstico, te dejamos una breve lista con algunas opciones de ellos:

  • Conejillo de indias: necesitan jaulas grandes de unos 2 metros y medio y comen vegetales frescos.
  • Hámster: Se alimenta de verduras, frutas dulces, semillas, granos, nueces y proteínas.
  • Hurón: son activos y necesitan mayor libertad, pero también deben tener una jaula para refugiarse. Son carnívoros.
  • Rata Blanca: por ser omnívora, come desde semillas, verduras y frutas hasta animales más pequeños.
  • Erizos: su alimentación va desde insectos, comidas secas para gatos, frutas, pollo, huevos o incluso pavo.
  • Chinchillas: son mascotas herbívoras. Solo deben comer heno, pienso, verduras y frutas, pero nunca granos.