PEZ ÁNGEL » Un majestuoso ejemplar oriundo de las aguas del Amazonas

Advertisement

El pez ángel es un majestuoso ejemplar que pertenece al grupo familiar de los cíclidos, y es oriundo de las cálidas aguas tropicales del río Amazonas, en el continente Suramericano. Cuenta con un cuerpo delgado, grandes aletas y llamativos colores que lo convierten en una de las especies de animales domésticos de acuarios, más populares de todas, razón por la cual también recibe el nombre del “rey de los peces”.

Advertisement

Características más resaltantes del pez ángel: “el rey de los peces”

El rey de los peces puede alcanzar una longitud de hasta 16 centímetros, sin embargo, su cuerpo delgado y aplanado en forma de disco, llega a ser de unos 22 centímetros de altura aproximadamente.

Advertisement

Tanto su aleta caudal, anal y dorsal son bastante grandes, dándole así un aspecto triangular. Asimismo, su contextura le permite nadar fácilmente entre la vegetación.

Aunque se trata de un animal territorial, acostumbra a moverse con mucha serenidad bajo el agua, una de las tantas características por las cuales lo suelen valorar bien, entre las distintas especies de peces domésticos que existen.

Aunado a estas razones están sus colores, que en estado salvaje suelen ser de tonos verdes grisáceos, reflejos plateados y unas oscuras franjas verticales que cambian de matiz dependiendo de su estado de ánimo.

Ahora bien, en cautiverio hay una diversidad de ellos con pigmentos más vivos, ya sean dorados, rojos o combinaciones albinas, marrones o negras.

Por otra parte, tiene una forma de vida gregaria, lo que significa que antes de adoptarlo como un animal doméstico, se debe considerar incluir más miembros de su especie, brindándole la posibilidad de establecer jerarquías al igual que lo hace estando en libertad.

El pez ángel puede vivir un máximo de 8 años en cautiverio, y de todas sus especies las más atractivas son las que desarrollan “supervelos” y “velos”, es decir, aletas que incluso superan el tamaño de su propio cuerpo.

Un hábitat de agua dulce y cálidas temperaturas

Las aguas dulces con cálidas temperaturas que tiene el río Amazonas, ubicado en América del Sur, constituyen el hábitat natural del pez ángel.

Allí se establece en áreas de corrientes suaves y repletas de algas, así como otros tipos de plantas acuáticas que forman una compacta masa vegetal.

Generalmente ocupa esa clase de biomas para resguardarse entre la vegetación, donde se desplaza hábilmente y nadando con el cuerpo inclinado siempre hacia arriba.

Vida y cuidados dentro del acuario

Lo primero que debemos considerar antes de introducir a estos peces de razas domésticas en un acuario, es el tamaño del tanque.

Y es que el pez ángel es mucho más alto que largo, por lo tanto, un recipiente de poca profundidad podría serle incómodo para nadar.

En este sentido, bastará con un tanque de aproximadamente 110 litros para un solo ejemplar, pero al incluir otro, el mínimo será de 150 litros.

La temperatura del agua debe asemejarse a la de su hábitat natural, así que lo recomendable será establecerla en unos 25° centígrados.

Un pez de alimentación omnívora

El pez ángel depende de una dieta omnívora cuando está en su hábitat natural, así que es importante nutrirlo de la misma manera en cautiverio.

No obstante, la base más recomendable de su comida, son las hojuelas que distribuyen las tiendas de mascotas, las cuales podemos variar para no aburrirlo.

Debe ser alimentado unas 2 o 3 veces en el día, cuidando siempre de no sobrepasarse porque le podría afectar la salud.

Por otro lado, las proteínas de origen animal deben ser, por ejemplo, gusanos de sangre o tubifex, evitando en todo momento darle criaturas vivas.

Esto último es para prevenir la contaminación del acuario, razón suficiente para adquirir los insumos alimenticios únicamente de las tiendas especializadas.

Reproducción: un proceso ovíparo con fecundación externa

El pez ángel es un espécimen de reproducción ovípara con comportamientos monógamos y fecundación externa. Generalmente la hembra escoge al macho por su agresividad.

En este sentido, los peces más tranquilos y pequeños suelen ser rechazados a la hora de aparearse. Luego de que la pareja se pone de acuerdo, la hembra desova sobre las piedras para que el futuro padre fertilice los huevos.

Aunque el tamaño del macho influye con fuerza en la cantidad de peces que pueden nacer, la edad de ambos progenitores también es importante.

Por ejemplo, si se trata de peces jóvenes, el rango de éxito será de al menos 150 huevos, pero si son mayores, pueden alcanzar 350.

Con respecto a su madurez sexual, la obtienen después de los 7 meses de edad aproximadamente, e inician el proceso reproductivo en invierno.

En el acuario es importante separar las crías de sus padres, porque a pesar de que ambos las cuidan, pasado un tiempo se las comen.

El pez ángel: víctima de varios depredadores

El pez ángel puede llegar a ser víctima de varios depredadores, entre ellos aves, mamíferos y peces mucho más grandes que ellos.

También existen algunas especies marinas, aunque ciertamente no son las más comunes como mascotas, y éstas son presas de tiburones, mientras, el de pecera, es vulnerable ante los gatos u otros carnívoros frecuentes en la urbe.