REPTILES DOMÉSTICOS » Tipos, reproducción y alimentación

Hoy en día muchas familias consideran a los reptiles domésticos mascotas ideales para mantener en casa, ya que son animales vertebrados de fáciles cuidados y se adaptan muy bien a la vida con los humanos. La mayoría se caracterizan por poseer una piel gruesa o lisa, la cual cuenta con escamas.

Sin embargo, no todos pueden ser considerados criaturas de compañía, especialmente si son de gran tamaño y de dieta carnívora como por ejemplo, los cocodrilos. También se deben excluir las serpientes venenosas, porque pueden representar un peligro para nuestra integridad.

Conoce los reptiles domésticos y sus características

Estos ejemplares son de sangre fría y no regulan su temperatura, por lo que suelen vivir en zonas cálidas donde predomina la luz solar. Tienen pulmones por medio del cual respiran.

Algunos se deslizan con el vientre sobre el suelo, mientras otros caminan con sus patas. Dentro del grupo de reptiles que forman parte de la lista de animales domésticos, encontramos los siguientes:

Testudines

Los testudines son aquellos de donde provienen las tortugas, se caracterizan por tener un gran caparazón que cubre sus cuerpos, la cubierta protege los órganos internos. Además, poseen un tronco corto y ancho.

Squamata 

Hay una gran cantidad de reptiles que conforman el orden de los Squamata, sin embargo, los que pueden ser adoptados son las iguanas, camaleones, algunas serpientes, entre otros.

Generalmente los rasgos morfológicos de estos reptiles domésticos se relacionan a su piel escamosa, que casi siempre suelen mudar. Sus estructuras están constituidas por un cráneo de fosa temporal, mientras los dientes no tienen alvéolos.

Por otra parte, poseen cloacas y existen algunos machos con dos semipenes en el órgano copulador reproductivo.

No obstante, existe una clasificación de los Squamata en tres subórdenes: lacertilios, serptientes y anfisbenios. Cada uno presenta características que varían, pero algunas se asemejan.

Reproducción

La fase reproductiva de estos animales domésticos se da a través del encuentro sexual durante la época de celo, donde la hembra concibe tras la fertilización interna.

Los reptiles son comúnmente ovíparos, es decir, los embriones se desarrollan en huevos compuestos de cascaras muy resistentes, que los protegen de algunos peligros cerca de su entorno.

Asimismo, en la parte interna de éstos se halla el líquido amniótico, el cual mantiene húmedo a las crías, mientras que, por otra parte, los desechos son recolectados por un saco.

Los pequeños reptiles se alimentan muy bien mientras permanecen en los huevos, debido a que la yema contiene los nutrientes necesarios para su crecimiento.

Reptiles ovovivíparos

Hay otro grupo de reptiles que se ubican en la clasificación de animales ovovivíparos, término referido aquellas hembras que mantienen los huevos en su cuerpo hasta acercarse el momento de la eclosión.

Alimentación

Una alimentación adecuada ayuda a los reptiles domésticos a mantenerse sanos y con energía, por supuesto esto dependerá del tipo de especie, si es carnívora, herbívora u omnívora.

La dieta de los carnívoros está basada en otros animales de menor tamaño como mamíferos, peces, aves y hasta otros reptiles.

Mayormente los veterinarios aconsejan entregar presas vivas a estos tipos de mascotas, puesto que esta acción les ayuda a conservar su método de caza.

Ahora bien, si el comestible está congelado deben tener en cuenta que es importante dotar al animal de vitaminas, ya que los nutrientes propios del alimento desaparecen sí se encuentra en ese estado.

Reptiles domésticos herbívoros y omnívoros

Los reptiles domésticos herbívoros consumen comestibles basados en frutas, trigo o vegetales como espinacas y lechugas.

En cambio los omnívoros realizan una combinación entre carne y vegetal, por lo que recomendamos a los dueños agregarles en su menú roedores e insectos.

Lo mejor será acudir a un veterinario sobre qué alimentos balanceados hechos para estos animales pueden ser aptos para su consumo.

Cuidados

Si desean tener reptiles como mascotas deben garantizarles espacios limpios que se asemejen a su hábitat natural. Los terrarios son una opción para estos individuos de sangre fría, pero allí el agua no debe faltar.

Eviten que ellos se sientan amenazados o perseguidos en el hogar por los niños. Aconsejamos mantener a estos ejemplares alejados de otros animales.

Descubre algunos de los reptiles domésticos

Como hemos mencionado durante el artículo hay muchas especies de reptiles, sin embargo, los más populares que figuran como domésticos son los siguientes:

Tortugas: estos reptiles terrestres o marinos, resultan ser excelentes mascotas exóticas dentro del hogar, por ejemplo, las semiacuáticas no generan grandes gastos y se adaptan fácilmente.

Gekkota: es una especie de lagarto que debe tener un terrario, puesto que en su estado natural suele refugiarse en cuevas. Acostumbra a comer cucarachas, saltamontes y grillos.

Serpiente del maíz: come mamíferos como ratones. Tiene un tamaño que alcanza los dos metros y no es venenosa, por lo que no representa un peligro para ser el humano.

Dragón barbudo: uno de los rasgos peculiares de este animal familia de los Agamidae, es que en la parte inferior de su cuello posee escamas. Tiene un tamaño que oscila los 60 centímetros.

Gecko leopardo: conocido científicamente como Eublepharis macularius, es un reptil de hábitos nocturnos, el cual presenta un tono amarillo pardusco similar al del leopardo, gracias a sus manchas redondeadas.